.

.

miércoles, 28 de agosto de 2013

AMISTAD PURA



Estoy hablando de la amistad, de tener un amigo. Si tenemos dudas de algo, siempre se lo decimos a un amigo, no a una persona vagamente conocida. Esa es la amistad.
La amistad es tal que nos permite compartir nuestros secretos, problemas, alegrías… Lo hacemos con la persona que consideramos nuestro verdadero amigo. Creo que la amistad es la mayor relación que se pueda imaginar, ya que es una relación en la que no hay nada que ganar, la amistad verdadera es altruista.
Entre amigos se hacen bromas, se burlan unos de otros, no importa, lo que hay es amistad.
Ésta, es la forma  más pura de entender la relación que debe existir entre cada uno de nosotros. Un amigo es alguien que siempre se siente interesado por su amigo, sin ninguna motivación en concreto.
Aparte de la relación familiar que puede existir entre las persona, también se puede ser amigo, del hermano, marido, hijo…
Todos deberíamos sentir una pura amistad, una amistad es muy hermosa, en el que se siente alegría en la alegría de otra persona.

lunes, 26 de agosto de 2013

CUENCOS



Desde hace siglos, los lamas y magos del Tíbet fabrican y utilizan unos cuencos metálicos especiales para inducir estados mentales de profundo bienestar.  Los investigadores creen que eran utilizados en los monasterios como elemento de meditación, iluminación y sanación, capaces de despertar al maestro interior.
La música es vibración, es ritmo, es color, hay música en todo lo que vibra.
No se sabe a ciencia cierta si los cuencos tibetanos fueron diseñados para hacer música.

El sonido se obtiene al frotar el cuenco con una baqueta corta de madera. Si el artesano trabajó correctamente, al frotarlo surgen los llamados sobretonos armónicos, aquellos sonidos de los cuales se desprenden otros más agudos pero que mantienen una relación armónica entre sí. Esos sobretonos por el principio de resonancia logran modificar y contagiar en su frecuencia a las ondas cerebrales de vibración inarmónica de una persona, elevando su conciencia, calmando su mente e influyendo sobre sus emociones y sus neurotransmisores, los cuales a su vez la ayudarán a ajustar su sistema inmunológico casi sin darse cuenta.
La aleación de los siete metales con los que están hechos, no es casual, está compuesta de: oro, mercurio, plata, cobre, hierro, estaño y plomo, cada uno en una proporción exacta. Tampoco se sabe cómo encontraron en la antigüedad con la aleación perfecta, pero sí se sabe que dicha aleación debe ser perfecta porque su combinación junto con la forma y el forjado manual es la única capaz de producir los sobretonos armónicos buscados.
Según los antiguos maestros los cuencos tibetanos emiten el sonido del universo, manifestando el famoso “Om” o sonido creador pero a la vez también el sonido del Vacío. Lo notable al escucharlos es percibir como un eco detrás del sonido primario, que realmente parece decir OM mientras perdura el sonido, como si una onda u ola interminable se extendiera hasta que en algún momento se va de nuestro campo auditivo. La realidad es que no se va, seguimos resonando internamente en armonía con los armónicos que produjo la frecuencia, como impregnados de ella, de ahí su efecto sanador y relajante.
La terapia con Cuencos es una terapia de vibraciones. Los Cuencos nos ayudan a aquietar la mente, nos reordenan y nos conectan con nuestra música interna. Nos ayudan a liberar bloqueos para recuperar la armonía de nuestro equilibrio interno.

miércoles, 21 de agosto de 2013

KUNDALINI






El universo está compuesto de conciencia y energía, el yoga los llama Shiva y Shakti respectivamente.

Se llama Kundalini a la energía cósmica o espiritual, dormida y enroscada en la base de la columna vertebral de todos los seres humanos. Kundalini es la Shakti en el hombre y se encuentra en el muladhara, el chakra de la raíz, se dice que es como una serpiente enroscada tres veces y media.

Esta energía es despertada por la práctica espiritual o sádhana y elevada a lo largo de la columna vertebral activando los centros energéticos que en ella se encuentran, llamados chakras, que a la vista espiritual se ven como vórtices circulares.

La energía Kundalini alimenta los chakras con la vibración energética que faculta a los hombres para ir abriendo paulatinamente en el curso de su evolución todas las facultades y energías que actúan en los diferentes planos energéticos y materiales de la creación, con el fin de integrar dichas energías en su vida.

Durante su ascenso, la energía Kundalini se transforma en una vibración diferente en cada chakra, correspondiente a las funciones del chakra respectivo. Esta vibración es mínima en el centro básico y encuentra su máxima expresión en el centro coronal. Las vibraciones transformadas, son retransmitidas a los diferentes cuerpos no materiales o al cuerpo físico, y se perciben como sentimientos, ideas y sensaciones físicas.

El grado en que una persona permite la acción de la energía Kundalini depende del grado de conciencia que tenga en los diferentes ámbitos de la vida representados por los chakras, y de la medida en que el estrés y las vivencias no procesadas hayan causado bloqueos en los chakras. Cuanto más consciente es una persona, tanto más abiertos y activos están sus chakras, de forma que la energía Kundalini puede fluir a través de ellos con más intensidad; y cuanto más intenso sea este flujo de energía, tanto más activos se volverán los chakras, lo cual, a su vez, despierta una mayor conciencia. De esta forma surge un ciclo permanente de mutua influencia, tan pronto como empecemos a eliminar nuestros bloqueos y a recorrer una senda del desarrollo de la conciencia.

La Kundalini puede ser descrita como una gran reserva de energía creativa en la base de la columna vertebral. No es útil sentarse con la conciencia fija en nuestra cabeza y pensar que la Kundalini es una fuerza ajena que sube y baja por nuestra columna.

El concepto de Kundalini también se puede examinar desde una perspectiva estrictamente psicológica. Desde esa perspectiva, se puede pensar en la Kundalini como en una rica fuente de energía psíquica o libido en nuestro inconsciente.

Es una energía que purifica los chakras además de despertarlos, quemando las impurezas que en ellos se encuentran y el karma acumulado durante vidas o samskaras.

La energía kundalini asciende por el canal energético o nadi central en la columna vertebral llamado sushumna hasta la coronilla.

Al llegar al Sahasrara, el chakra de la coronilla, se abre el loto de los mil pétalos, el de las mil virtudes, donde la Shakti se une al señor Shiva, el principio masculino y el principio femenino, cuerpo y espíritu, produciendo el Samadhi perfecto, el practicante bebe el néctar de la inmortalidad y una felicidad infinita lo invade.

La Kundalini puede ser descrita como una gran reserva de energía creativa en la base de la columna vertebral. No es útil sentarse con la conciencia fija en nuestra cabeza y pensar que la Kundalini es una fuerza ajena que sube y baja por nuestra columna.

El concepto de Kundalini también se puede examinar desde una perspectiva estrictamente psicológica. Desde esa perspectiva, se puede pensar en la Kundalini como en una rica fuente de energía psíquica o libido en nuestro inconsciente.

lunes, 19 de agosto de 2013

ALIMENTACIÓN PARA LOS CHAKRAS



Cuando pensamos en los chakras raramente los vinculamos a la alimentación que consumimos. Los chakras son ruedas de energía invisibles que tenemos las personas, por donde fluye la energía en nuestro cuerpo. Los chakras varían según nuestro estado de ánimo, nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.
La alimentación también juega un papel crucial en la salud de nuestros chakras. Una dieta deficiente en según qué tipo de alimentos puede dificultar nuestro equilibrio interior. Es posible que de un modo inconsciente estemos comiendo alimentos que activan ciertos chakras más que otros. Por eso he buscado esta lista orientativa para encontrar el equilibrio con los chakras en nuestra dieta.
 Chakra raíz
Hortalizas de raíz: zanahorias, patatas, chirivía, rábano, remolacha, cebolla, ajo, etc.
 Alimentos ricos en proteínas: huevos, carnes, alubias, tofu, productos de soja, mantequilla de cacahuete.
 Especias: rábano picante, caliente, el pimentón, el cebollino, cayena, pimienta.
 Chakra del sacro
 Frutas dulces: melones, mangos, fresas, fruta de la pasión, naranja, coco,
 Miel
 Frutos secos: almendras, nueces, etc.
 Especias: canela, vainilla, algarrobos, pimentón dulce, semillas de sésamo, semillas de alcaravea.
 Chakra del Plexo Solar
 Cereales y Granola: pastas, pan, cereales, arroz, semillas de lino, semillas de girasol, etc. Lácteos: leche, quesos, yogur
Especias: jengibre, menta y hierbabuena, melisa, manzanilla, cúrcuma, comino, hinojo
 Chakra del Corazón
 Las hortalizas de hoja verde: espinaca, col rizada, diente de león, etc.
 Hortalizas: brócoli, coliflor, repollo, apio, calabaza, etc.
 Líquidos: té verde
 Especias: albahaca, salvia, tomillo, cilantro, perejil.
 Chakra de la garganta
 Los líquidos en general: agua, jugos de frutas, té de hierbas.
 Tarta de frutas o zumos, limones, limas, naranjas, kiwis
 Otras frutas del árbol: manzanas, peras, ciruelas, melocotones, albaricoques, etc.
 Especias: sal y limón
 Chakra del tercer ojo
 Frutas de color azulado oscuro: los arándanos, las uvas tintas, negro moras, frambuesas, etc. Líquidos: vinos tintos y el zumo de uva
 Especias: lavanda, semilla de amapola, artemisa
 Chakra Coronario
 Aire: ayuno,  desintoxicación
 Mirar al Sol
 Incienso y hierbas aromáticas: salvia, copal, mirra, y enebro. Estas hierbas no se comen pero se inhalan a través de la nariz y tienen un efecto directo sobre la glándula pineal.

miércoles, 14 de agosto de 2013

VALORAR



Cuentan que había un rey muy apuesto que estaba buscando esposa. Por su palacio pasaron las mujeres más hermosas del reino y de otros más lejanos. Muchas le ofrecían además de su belleza y encantos muchas riquezas, pero ninguna la satisfacía tanto como para convertirse en su reina.
Cierto día llegó una mujer pobre al palacio de este rey y con mucha lucha consiguió una audiencia.
-No tengo nada material que ofrecerte. Sólo puedo darte el gran amor que siento por ti. Le dijo al rey,
-Puedo hacer algo para demostrarte ese amor.
Esto despertó la curiosidad al rey, que le pidió que le dijera qué sería eso que podía hacer. -Pasaré cien días en tu balcón, sin comer ni beber, expuesta a la lluvia, al sereno, al sol y al frío de la noche, si puedo soportar estos cien días, entonces me convertirás en tu esposa.

El rey, sorprendido más que conmovido, aceptó el reto. Le dijo:
 -Acepto. Si una mujer puede hacer todo eso por mí, es digna de ser mi esposa. Dicho esto, la mujer empezó su sacrificio. Empezaron a pasar los días y la mujer valientemente soportaba las peores tempestades. Muchas veces sentía que desfallecía del hambre y el frío, pero la alentaba imaginarse finalmente al lado de su gran amor. De vez en cuando el rey asomaba la cara desde la comodidad de su habitación para verla y le hacía señas de aliento con el pulgar. Así fue pasando el tiempo. Veinte  días... cincuenta días... la gente del reino estaba feliz, pues pensaban  que por fin tendremos una reina. A los noventa días, el rey continuaba asomando su cabeza de vez en cuando para ver los progresos de la mujer.
-Esta mujer es increíble. Pensaba para sí mismo y volvía a darle alientos con señas.
Al fin llegó el día noventa y nueve,  todo el pueblo empezó a reunirse en las afueras del palacio para el momento en que aquélla mujer se convirtiera en la esposa del rey. Fueron contando las horas.  A las doce de la noche de ese día tendrían reina. La pobre mujer estaba muy desmejorada, había enflaquecido mucho y contraído enfermedades.
Entonces sucedió. A las once de la noche de aquel día noventa y nueve, faltando apenas una hora para que llegara el día cien, la valiente mujer se rindió, y decidió retirarse de aquel palacio. Dio una triste mirada al sorprendido rey y sin decir ni media palabra se marchó. La gente estaba conmocionada. Nadie podía entender por qué aquella valiente mujer se había rendido faltando tan solo una hora para ver sus sueños convertirse en realidad. ¡Había soportado tanto!
Al llegar a su casa, su padre se había enterado ya de lo ocurrido. Le preguntó:
-¿Por qué te rendiste a tan sólo unos instantes de ser la reina?  Ante su asombro ella respondió:
-Estuve noventa y nueve días y veintitrés horas en su balcón, soportando todo tipo de calamidades y no fue capaz de librarme de ese sacrificio, me veía padecer y solo me animaba a continuar, sin mostrar siquiera un poco de piedad ante mi sufrimiento. Esperé todo ese tiempo una señal de bondad y consideración que nunca llegaron. Entonces entendí, que una persona tan egoísta, desconsiderada y ciega, que solo piensa en sí misma, no merece mi amor.
Cuando ames a alguien y sientas que para mantener a esa persona a tu lado tienes que sufrir, sacrificar tu esencia y hasta rogar... aunque te duela, retírate. Y no tanto porque las cosas se tornen difíciles, sino porque quien no te haga sentir valorado, quien no sea capaz de dar lo mismo que tú, quien no pueda establecer el mismo compromiso, la misma entrega, simplemente  no te merece.

MÚSICA